¿Quién gana con el aborto?

 

“Teníamos preparado un plan para vender abortos… Lo llamamos plan de educación sexual (…) Dinero, dinero, dinero, allí era donde estaba mi corazón.”

Carol Everett (Antigua empresaria del aborto, actual activista provida.)

UNA CONSPIRACIÓN CONTRA LA VIDA

“Esta conspiración contra la vida requiere anualmente toneladas de estas células y órganos y la cantidad de dinero que circula es impresionante. La industria farmacéutica internacional, las corporaciones, los laboratorios y todas esas falsas clínicas “para el rejuvenecimiento”, exigen una cantidad constante de tejidos embrionarios y fetales.” Dr. Bernard Nathanson.

“Soy responsable de 75.000 muertes, tienen delante ustedes a un genocida”. El Dr. Nathanson fue uno de los promotores de la legalización del aborto en EEUU y en el mundo. Él mismo ejecutó (son sus palabras) a su propio hijo. Años después de eso, al ver latir el corazón de un bebé en el vientre de su madre, a través de un ecógrafo, se convirtió en un ferviente civista provida, firme defensor de la vida humana desde el instante de su concepción.

 

El ABORTO ES UN NEGOCIO DE MUERTE

EL ABORTO ES…  DINERO DE SANGRE

LA EXPERIMENTACIÓN FETAL

De alcance mundial promovido por corporaciones  de carácter y ámbito multinacional como “Planned Parenthood”, que solo buscan ganar dinero con la muerte, el dolor y el sufrimiento de otros. Primero, se vende a la mujer un aborto. Luego, se vende el niño muerto que se ha sacado de ella. “Nuestro objetivo: realizar de 3 a 5 abortos a cada chica de entre 13 y 18 años…” Documental Bloodmoney

Existen, en todo el mundo, docenas de “institutos” que ofrecen curas milagrosas utilizando células madre de fetos, embriones y trasplantes de tejidos fetales: EmbryoTech, The Kharkov Clinic, “Dr. Alex”, Stem Cell Therapy Internacional, StemCure , Donetskʼs, VitaCell. “Anatomic Gift Foundation”. Su negocio es el tráfico de partes fetales.

En Kiew, Ucrania, el Embryonic Tissues Center (Centro de tejidos embrionarios) ha atendido más de 2.000 pacientes, a un coste total de más de 300 millones. En su Web (www.emcell.com), afirma que cura todas las enfermedades.

En 1992, en Florida, una niña, conocida como Baby Teresa, nació anencefálica, es decir sin cobertura craneal y por ello, condenada a una muerte natural. Pero los médicos no quisieron esperar a que muriera y decidieron extirparle los órganos ANTES de morir. Desde ese día existe una nueva categoría científica de seres humanos: los “neomuertos”. Como el niño abortado está legalmente muerto, aunque esté vivo, los médicos pueden hacer con él experimentos que no pueden hacer normalmente con un ser humano vivo. Entre 1997 y 2006, en España, ha aumentado un 17% el número de establecimientos para abortar y el número de abortos que realiza cada uno, un 75%.

 

Join now and claim bonus will hill bookmeker - wbetting.co.uk